lunes, 22 de febrero de 2010

Aquello

Cuando mi madrasta me bañaba me contaba historias de terror. No tenía aún hijos y yo debía ser lo más parecido. Un día, cuando me quitaba el jabón, no paraba de mirarme, y me dijo: "¿Te estás meando en la ducha?".

1 comentario: