martes, 2 de febrero de 2010

El parque

El señor y la señora Alfa acaban de tener un hija. Se casaron hace dos años y son funcionarios. Voy a visitarles después de muchos años. Los pillo a punto de salir a pasear. Nos saludamos y me invitan a acompañarles. Camino del pueblo mi amigo cambia de emisora tres veces en el coche. Llegamos al parque y sacan el carrito, suben a la niña. Nos acercamos a los columpios. La niña mueve los brazos y el mundo es muy grande. Mi amigo me dice con mucha dignidad que su vida a cambiado. Me despido de ellos porque noto que les he estropeado el paseo.
Se supone que las personas se casan porque se sienten felices y quiere compartirlo con el mundo. Pero el matrimonio se ha convertido en un acto egoista.

1 comentario:

  1. Las personas nos hemos vuelto egoístas, no dejamos de mirarnos el ombligo.

    ResponderEliminar