domingo, 7 de febrero de 2010

La señora

La señora nunca ha tenido los dos pies en este mundo. Ha mentido a sus amigos aún ha costa de su propia familia. Su miseria se mide en ginebra.
En Navidad la vemos, y en media hora de cena se bebe una botella de cava. Pero lo terrorífico viene después. En vez de comportarse alegremente y despreocupada, de repente se vuelve seria y trata de mostrase cabal. Y es cuando sentimos un escalofrío en la espalda, porque comprendemos que estamos frente a una auténtica loca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario