miércoles, 10 de febrero de 2010

Sueño

Me despierto con las manos dormidas como dos pinzas de cangrejo. Sueño que corro por las escaleras con las manos en los bolsillos, que un anzuelo se clava en mi ojo. Desde pequeño he tenido horribles pesadillas. Me levantaba y no tenía voz para llamar a mis padres.

No hay comentarios:

Publicar un comentario