martes, 2 de marzo de 2010

Hoy

Escribir es divertido, pero es un tormento. Debería de formar parte de un diálogo, como con Homero. -Me gusta el español que escribo, no el que escucho en los discursos-. Y sigue no siendo una paradoja.

2 comentarios:

  1. Tus letras que exploran abismos de historias comunes que hablan, seducen y se detienen en imágenes puesta en escena de pájaros de finos párpados, sonrisas desbordadas, baúles de recuerdos, trenes que avanzan por vías oxidadas,...cuentos de mil palabras; límites que están presentes en nuestra vida, física, intelectual, moral o en el amor..., me gusta mucho, como dejas ver sus entrañas, que parecieran no ir a ninguna parte, que se enredan, que contienen algo, sugiriendonos algo aún mayor, ésa realidad de generar presencia en el tiempo, la intimidad, el silencio, los sueños, el deseo, la memoria y la existencia. !BUEN TRABAJO!

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias. Hay algunos temas que me gustaría abordar, pero estoy limitado porque ya los he novelado.
    Y lo peor, aunque mi vida no es tan triste como hago aparecer, sí que tiene una carencia o repetición que es la impulsadora real del estilo. Aunque sigo explorando.

    ResponderEliminar