lunes, 15 de marzo de 2010

La boda

Mi padre me dijo que tenía una sola pierna. Yo no le había preguntado. La había conocido en la mesa en la que nos habían sentado a los niños. Había pasado la tarde hablando con ella.

No hay comentarios:

Publicar un comentario