domingo, 4 de abril de 2010

Claridad

Eres como el sol recién lavado de abril, que escuece mirarlo, pero no se puede dejar de admirar. Llegas aquí, con pisadas que apenas dejan huella en la arena, y apartas de nuestra mesa los males.

No hay comentarios:

Publicar un comentario