domingo, 25 de abril de 2010

Domingo

-Míralo. Tan inquieto como el bastón de un ciego. Dando vueltas por su pueblo cuando ya no quedan árboles y flores que ver. Despreciado, ignorado, con una patada en la espalda. ¿Qué espera?
-Una canción.

No hay comentarios:

Publicar un comentario