jueves, 6 de mayo de 2010

Creación

Escibir es como un toro que entra en la plaza. Le está esperando el torero, el picador... Le dan vueltas y lo sangran. Pero al final el toro tiene que continuar vivo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario