domingo, 13 de junio de 2010

Dolor

Duele sin placer y duele sin reservas. Te cortas las manos, retuerces las frases, acompasas la repiración y todo debe ocurrir como si acabara de suceder.
Yo escribiría en un rollo continuo. Argumento, estilo, personajes, ideas... Y que alguien con más tiempo se fuera ocupando de él. Sólo de vez en cuando, una obra que me interesara de verdad, la guardaría para mi uso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario