viernes, 4 de junio de 2010

Entre domingo

He venido aquí a encontrarme con ella, pero aún no sé si vendrá. Y tampoco sé su nombre.
Le pareceré torpe. Tan distinto como una diana sin centro, pero quizá logre si perdón.
Tengo para ofrecerle sacos de carbón y nieve. Todo en mí en es salvaje e incivilizado.
Temo vaciarme en el aire. Que ni siquiera el fuego me queme.
Vendré aquí y espiaré cada cara que entre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario