lunes, 23 de agosto de 2010

El pelotón

Decían que, del pelotón de fusilamiento, sólo uno tenía la bala. El horror me perseguió al descubrir que había sido yo quien lo había matado. Hubiera preferido que cada uno hubiera dispuesto de una bala, habría sido como obedecer una orden.

No hay comentarios:

Publicar un comentario