domingo, 8 de agosto de 2010

El tragaperras

En una máquina tragaperras de los 80 podías ganar 200 pesetas si adivinabas en cuál de los tres botones había llegado el caballo. Pero antes el juego te ofrecía la posibilidad de elegir el premio que ibas a ganar. Con no mucha destreza podías pararlo en el máximo: 200 pesetas. Y una tarde que pasé comiendo con mis padres en un chiringuito descubrí que cuando el premio era de 200 pesetas, las opciones, entre los tres botones, era alternativamante una vez en el de la derecha y otro en el de la izquierda. Hice ganar un poco de dinero a los que pasaron por allí y me hicieron caso. Pero si yo hubiera tenido dinero, o mis padres me hubieran creído, habría recorrido España buscando las máquinas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario