lunes, 11 de octubre de 2010

Cactus

Era el único cactus, a la entrada del bosque, todos sabíamos que estaba allí; pero ninguno escapó a sus puas. Corríamos a casa para que nuestras madres nos las quitaran con cuidado. Incluso Antonio se sentó en él.

No hay comentarios:

Publicar un comentario