jueves, 30 de diciembre de 2010

Calle Alta

Mitad del verano y sentado en Cola-Caos, cuando sin más, cae un chaparrón del cielo. Gritamos y damos voces.
En una de las mesas, ocupada por extranjeros, se miran asombrados y ríen entre sí, pero nos comprenden.

No hay comentarios:

Publicar un comentario