domingo, 29 de mayo de 2011

Enamorar

Me gana la simpatía y la amabilidad. Esta noche, en sueños, lo había logrado. Tenía una maleta llena de dinero y una mujer que creía en mí. Pero estaba muriendo. Me dolía el corazón y las manos.
Puedo hacer feliz una mujer y revelarla más completa que la mayoría de los hombres. Pero también hacerla infeliz de mil maneras que no he imaginado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario