jueves, 16 de junio de 2011

Bajo las sombras

En la parada del autobús se encuentra el chico teñido. Conoce a todos los conductores de la ruta, lleva un jersey de lana, aunque la única forma de que lo necesite es si cae en coma y despierta dentro de unos meses. Pero también hay una visión fresca y elegante, una chica que se despide de su abuela. Creo que es la chica de la que dicen que es muy inteligente. La piel y la carne blancas.
La entrevista transcurrió bien, le agradé al casero. Pero no sé qué ocurrirá cuando este corazón se sienta libre por Valencia. Tengo ganas de ver mis viejos amigos.
A la vuelta subo en el autobús cuando veo acercarse al chico teñido, tendrá mal gusto, pero una vista excelente. Delante de mí entra una mujer, le han dado mal las indicaciones en el otro autobús y este no le deja donde quiere. No obstante, sube. Se sienta conmigo. Pasamos todo el viaje hablando, le hacemos ameno el viaje al conductor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario