sábado, 16 de julio de 2011

Pobre de mí

He escrito un relato en una semana, unido orden y mi estilo, no deja de sorprenderme, pero aún me queda otro por terminar y luego corregir dos que necesitan un repaso. Creo que podré tenerlo para cuando acabe el verano, si las circunstancias no cambian y sigo el ritmo. Mi espalda no creo que esté de acuerdo, pero no lo puedo desandar el camino.

No hay comentarios:

Publicar un comentario