domingo, 7 de agosto de 2011

Al vecino del 4º

A esa persona de idioma tan feo, muchas "b" y "r", desgana al hablar: entras malhumorado al ascensor, sin ganas de decir "hola", no se puede confiar en ti, porque ya no esperas nada. Cocinas a la una de la madrugada, eructas y quince minutos después rocas como un animal, gracioso, igual que si te ahogaras. Tocas el acordeón y la guitarra, no te importa poner música a las siete de la mañana, no te queda nada, eres tan triste que debes de pedir opinión a otras personas. Hablas casi tan alto como las mujeres españolas.
-Él escuchará mi tecleo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario