domingo, 7 de agosto de 2011

En la ciudad

Desde que vine a Valencia habíamos querido vernos. Nos conocimos unos meses antes, en las terrazas de La Eliana. Su hermana me dio su teléfono y la llamé, tan locuaz como es ella, tuve que interrumpirla, porque no se daba cuenta que no tenía dinero.
Las siguientes veces hablamos por la red, y el lunes bajó a verme. Quedamos en los Viveros, frente al paseo de Antonio Machado. Ella venía de la estación y nos sentamos en un banco hasta que se recobró del calor. En aquellas horas no había mucha gente, un grupo de personas estaba filmando y llevaban pelucas y vestidos.
Después de que ella se recuperara fuimos a la terraza de “L’alquería”, pedimos algo fresco. Los dos recordábamos el parque y hablamos de nuestras experiencias, tras pagar las copas fuimos a ver los cisnes, ellos se acercaron, pero no teníamos pan. Luego fuimos a la parte recogida, junto a una de las entradas, le dije que antes solía venir aquí a fumar: no nos habíamos sentado cuando un joven nos pidió un cigarrillo para un porro. Al poco llegó una señora que cuidaba de unos niños, alzó a la niña y la metió en la fuente. Cuando su hermano llegó corriendo, quiso imitarla, pero la mujer no le dejó.
Mi amiga y yo recorrimos Viveros y fuimos al paseo de rosas, pero estaban secas. Dimos la vuelta por entre las mesas y llegamos a los columpios y lo que ella recordaba como una pista de patinaje.
Salimos del parque porque yo quería ver los jardines de Monforte, pero los encontramos en obras, nos dedicamos a pasear por los alrededores y contemplar los edificios. En nuestra conversación salían todos los temas, pero acabamos hablando de libros y películas. Ella admiraba que yo supiera tanto sobre cine francés, me contó su experiencia cuando maquilló a Depardieu y Delon.
Tomamos una última copa en un bar, junto a unos hombres y mujeres a que no apartaban la vista de nosotros y para los que nuestra conversación era evidente que les molestaba. Fueron cinco horas maravillosas y ella estuvo a punto de perder el tren porque no miramos el reloj.

No hay comentarios:

Publicar un comentario