viernes, 12 de agosto de 2011

Influencia

No puedo decir que fuera así como ocurriera, pero es como me gusta recordarlo. De pronto papá entraba en casa y decía: "Haced las maletas, no vamos de viaje", y pasábamos recorriendo dos semanas Europa en su coche. Otras veces llenaba el carro de la compra de helado o nos hacía quedarnos con él hablando hasta la mañana. Me dio los mejores años que una niño podía imaginar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario