viernes, 9 de septiembre de 2011

La piel que habito

A Pedro Almodóvar no se le puede dejar hablar, pero luego te arrepientes no haberlo hecho. Ha salido a la vista de España, guapo y maduro, tan feliz como siempre aparenta. Espero que los elogios o disgustos que le causemos, el movimiento que le va a llevar por el Mundo, le hagan salir de su caparazón y vuelva a mostrarnos trabajos interesantes, debería de pensar que no siempre prodrá realizar cine.
(Anoche vi "¿Para qué sirve un oso?", nuestros actores son asombrosos, más grandes que los guiones que les ofrecen, me encantó el film mudo).

No hay comentarios:

Publicar un comentario