viernes, 2 de septiembre de 2011

Lejos de lo divino

Los juegos habían cobrado dobleces, un sinsabor había dejado trazada una línea; y, mientras los demás asistían a los cambios sin el más leve estremecimiento, algo en mí se revelaba. Debía de existir un equilibrio aunque no lo hubiera encontrado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario