miércoles, 7 de septiembre de 2011

Los agotados

Qué suerte debe de ser escribir una novela con la seguridad de que van a publicarla, pero es emocionante que, desde cualquier punto de España, alguien esté en su casa dando los últimos retoques a una obra destinada a ser devorada. Sin relación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario