miércoles, 7 de septiembre de 2011

Si los sueños tuvieran direcciones

Odio la noche, o tener que descansar. Poner un tope de horarios y salir con prisa por la mañanas. Tener que acostarme es una obligación. Odio no tener una casa entera para danzar, poner música o dormir en el sofá. Que no haya nada en la calle y todo tenga precios altos, que sólo los fines de semana me sienta menos solo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario