sábado, 10 de septiembre de 2011

Una visita tras la cortina

Zuri y Gos han estado todo el día conmigo. Están en su casa, pero yo seré para ellos siempre su dueño. Gima me reconoce y trae una pelota para que se la tire, Iara se me echa encima y es como si no hubiera pasado el tiempo. Laia está preciosa riñendo con Gos. Me duele separarme de ellos.

3 comentarios:

  1. Siempre es triste separarse, aunque sea lentamente.

    Blogsaludos

    ResponderEliminar
  2. mmmmm
    Siempre es duro alejarse de lo que se quiere, pero quizá a veces nos alejamos de lo que no tenemos porqué...

    ResponderEliminar