lunes, 24 de octubre de 2011

A mediodía

Un borracho en una esquina, tiene cincuenta años y sostiene una lata de cola, sus ojos están cerrados y habla en voz alta sobre lo que tiene que hacer, asusta a los transeúntes. Todos los demás están limpios.

1 comentario:

  1. es muy bueno hablar con uno mismo, o eso dicen algunos terapeutas...

    ResponderEliminar