sábado, 29 de octubre de 2011

¿Para qué están?

En la ciudad puedes preguntar por una calle que cien personas sabrán cómo se llega, pero no preguntes por el nombre de un árbol.

16 comentarios:

  1. Tal vez sólo están para llenar la calle...

    No hace falta que conozcan los nombres de los árboles, su ignorancia les hace libres... y así nos luce el pelo...

    Me gustó tu blog, con tu permiso me quedo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Pues coincido con Galatea: me gusta tu blog. Es...distinto. Breves reflexiones en forma de anécdota que a todos nos iría bien considerar. Y puestos a confesar, yo no tengo la menor idea de árboles, no distinto un chopo de un sauce. Y, además... tampoco sé de calles.

    ResponderEliminar
  3. quiza por eso no nos dicen nada, de manera habitual...por no llamarles por su nombre

    saludos

    ResponderEliminar
  4. Tienes razón..los arboles son los desconocidos..
    Como también pasa cuando preguntas por las calles, por no pararse a contestar la mayoría de la gente de dice: no soy de aquí.
    un buen blog..
    gracias por tu visita a mi blog.
    saludos

    ResponderEliminar
  5. Os agradezco los comentarios. De verdad, nadie lo sabía. Al final la gente me rehuía porque pasaba tanto de una a otra que pensaban que vendían algo.

    ResponderEliminar
  6. Conozco muchos arboles y ninguno me dijo su nombre... yo, prefiero llamarles como a mi mas me guste... segun el tono de su sombra.
    Saludos almendrados ;)

    ResponderEliminar
  7. EXCELENTE EXCELENTE POST, ME DIVERTI MUCHO LEYENDOLO,SIGUE ASI,
    MI BLOG ES www.postsdeunreinoalien.blogspot.com
    NOS SEGUIMOS

    ResponderEliminar
  8. Mi nombre es Cedro...y el tuyo?

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. Yo sería Carrasco, propio de Valencia, bueno para arder. Pero Robles, Castaños, Almendros, Mimosas, Sauces, Pinos... cualquiera me vale.

    ResponderEliminar
  10. Tienes razón la gente de ciudad desconoce el nombre de muchos árboles que son bastante corrientes. En algunos parques y jardines el Ayuntamiento tiene la buena costumbre de poner sus nombres en una plaquita pegada al tronco. Es una buena opción para sacarnos de la ignorancia.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  11. todo lo ajeno al hombre no es importante

    ResponderEliminar
  12. Y ni hablar del nombre de las plantas verdad???
    Le damos tan poca importancia a cosas tan bellas que se suceden delante nuestro...
    A veces me sorprendo..
    Besos a tu alma!!!

    ResponderEliminar
  13. Ignacio, tienes un estilo muy personal, este blog marca una diferencia. Voy a quedarme.
    Te dejo un gran abrazo.
    HD

    ResponderEliminar
  14. Muchas personas por la prisa con la que van siempre (que si pierdo el autobus, que si no llego al gimnasio, solo me quedan 10 minutos para comer...) ni siquiera se fijan en los árboles que hay plantados en la calle (por no fijarse no se fijan ni en las personas con las que se cruzan) ¿Como pretendes que sepan su nombre?

    Me gusta el blog, me quedo.
    Gracias por pasarte por el mio ;).

    ResponderEliminar
  15. Qué verdad grande dices... Y difícil es ya cambiar eso.

    ResponderEliminar
  16. Yo soy de esas, ni dea de nombres de árboles y sin embargo y paradógico, es un elemento de la naturaleza que me fascina. Me chiflan los bosques de hayedos (esos lo reconozco), me gusta el otoño por la desnudez de sus árboles, me gusta la primavera porque se vuelven a vestir de hojas verdes, me gustan los carrascales (como a ti), me gustan muuuuucho las palmeras, las higueras y los sauces llorones. Pero si a estos les añades los pinos, los plataneros y abetos, para de contar, que ya no distingo poco más.

    Un placer,

    Flower

    ResponderEliminar