viernes, 28 de octubre de 2011

Una traición, tolerancia

Me robaron un pantalón del tendal y fue a la reunión de vecinos a quejarme, todos estaban seguros que habían sido los búlgaros, le contaban al administrador los ruidos que provocan (acordeón y gritos), nadie los quería en la finca. Me pareció que nadie me iba a apoyar si mencionaba que a las horas de la comida también se escuchan las discusiones de un matrimonio.

3 comentarios:

  1. Mmmm .... discusiones matrimoniales? ¡Todos los vecinos bajo sospecha!

    ResponderEliminar
  2. estás acusando a tus vecinos de racistas?
    cómo eres!!

    ResponderEliminar
  3. Uff, es curioso lo intolerante que es la gente para unas cosas y lo tolerante que lo es para las que no lo deberia de ser. Te leeré mas despacio
    Besos

    ResponderEliminar