jueves, 3 de noviembre de 2011

En las ramas muere el otoño.

Dos personas que buscan el conflicto y se unen y desprecian al resto. No creo posible su adaptación porque le falta humildad para reconocer sus errores. Son rencorosos, inmaduros, la situación se ha echo inaguantable, todos los días me enfrento a un pulso. No he escapado de La Eliana para volver a discutir de nuevo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario