jueves, 1 de diciembre de 2011

Esperanza

Los alcohólicos no aceptan un corte, les falta paciencia, necesitan tener la razón y rara vez escuchan, no son buenos conversadores, mienten constantemente, primero te adulan y luego dan la espalda, no son de fiar. Vuelvo a tener uno en mi vida, lo nuestro no tiene continuidad.

4 comentarios:

  1. Es bueno que no tenga continuidad, algunas pequeñas distancias, alguna vez y por fin se convierten en eternas.

    ResponderEliminar
  2. Es eso, las adicciones transforman a las personas, muchas veces no tiene sentido la continuidad.

    ResponderEliminar