martes, 27 de diciembre de 2011

Palabras vacías

Una vez más mi familia me decepciona en Navidad. Somos tan frágiles que un leve soplo provoca un huracán. Todos tenemos problemas y somos tan egoístas que sólo nos preocupan los nuestros. Estos meses han sido una mentira, de los que culpo a mis hermanos. No le hacen un favor a mi madre, la engañan y luego piden explicaciones cuando se le va la mano.

4 comentarios:

  1. muy bueno lo del soplo y huracan....tremendos esperpentos familiares se ven, la magananimidad es palabra que muchos no conocen.....saludos

    ResponderEliminar
  2. El tema es q nos estamos acostumbrando a los castllos de naipes. Seguro q te han decepcionado? No seguro q no, ya te lo imaginabas. Lo importante es q no te decepciones tu. Un beso y felices fiestas, porque no?

    ResponderEliminar
  3. Eso pasa hasta en las mejores familias, y mas en Navidad!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar