domingo, 18 de diciembre de 2011

Seis horas

Habíamos comenzado cenando en un restaurante, ocho platos y todo lo que pudiéramos beber. Paseo a Cánovas y salir de Smooth porque era un horno, en Style tenían aire acondicionado y sonaba "Ai se eu te pego", nos quedamos y quitamos la ropa, todos íbamos hasta arriba porque durante el día había hecho un viento horrible. A la salida no podía hablar, tenía los oídos taponados por la música, sabía las palabras, pero me faltaba el acento. Estaba muerto, un muñeco retorcido.

6 comentarios:

  1. Al día siguiente:
    Tres litros o cuatro de agua fría en un tiempo de unas dos horas.
    Después:
    1 sauna (baño de vapor) de 15 minutos y cinco de descanso caminando.
    Otra sauna de 10 minutos y cinco de descanso caminando.
    Otra sauna de 5 minutos.

    Después 15 minutos en la piscina nadando tranquilamente de forma relajada.

    Y renacido.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. O te bebes dos botellas de Rioja como justiniano y ya lo bordas jaja,

    Vaya noche!

    Gracias por tu visita y un saludo!

    ResponderEliminar
  3. Suena a buena noche. cosa que en estas fechas... es de agradecer entre tanta cena de empresa.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. y ese chunda chunda ahí adentro que no calla
    Qué te sea leve el trajín que estamos empezando
    Saludos!

    ResponderEliminar
  5. lo del piano no eres el unico, lo de seducir esta bien jeje!!.buen minirelato, si le gusta al protagonista lo que cuenta pues tambien bien......saludos

    ResponderEliminar
  6. Yo le sumaria 8 o 9 horas de sueño y mas nuevo imposible !

    Saludos

    ResponderEliminar