domingo, 1 de enero de 2012

Día uno

Desde que estoy solo en el piso no me concentro en el trabajo, como si tuviera un anhelo encima del pecho y no me dejara respirar. Saldría de aquí y no regresaría, me esfuerzo por acabar un borrador de mi novela. Un cigarrillo consumiéndose en el cenicero.

4 comentarios:

  1. Igualmente, feliz año, y si hay novela, que también lo sea.

    ResponderEliminar
  2. Las dulces batallas del escritor...sucede, pero tarde o temprano encontrará el sonido perfecto para escribir.

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. ¿La soledad es buena para la creatividad?.....no lo se

    un fuerte saludo

    fus

    ResponderEliminar