viernes, 27 de enero de 2012

Las últimas

A las ocho dos amigas volvían de una fiesta descalzas por la calle, los zapatos en la mano. Nadie mejor que ellas para contar qué es la vida.

2 comentarios:

  1. es lo que tienen las entradas a los sitios...hay que dejar en prenda hasta los zapatos

    ResponderEliminar