viernes, 13 de enero de 2012

Segunda despedida de Cristian

Por la noche llegó Grillo a casa para salir con nosotros, estuvimos hablando mientras esperábamos a las chicas, no llegaban y decidimos salir y quedar en el bar. Éramos Cristian, Adrián, Grillo y yo. Jugamos en Tabuco unas partidas de billar, cada uno conocía unas reglas diferentes, pero perdí todas las partidas al meter la negra. Finalmente apareció Diana con la otra Diana, tomamos algo y nos fuimos a buscar dónde pasar la noche. Esta vez era jueves, pero Valencia seguía igual de vacía, acabamos en un local de salsa, muy íntimo, para latinos, bailé con las Dianas, una lo hacía mejor que la otra. Grillo se descubrió como un contumaz bailarín, entendía todo lo que sonaba, la sangre se le revolucionó. Yo hubiera querido más, saber bailar mejor, sobre todo con la otra Diana. Me hizo recordar las bailes agarrados en My Way, con la esposa de un amigo. No puedo esperar más a que llegue el amor.

2 comentarios: