martes, 14 de febrero de 2012

Estraperlo

Mi abuela murió joven. Apenas pudo disfrutar de la democracia. Y cuando murió descubrimos que había almacenado kilos de azúcar en la depensa. Azúcar echado a perder. Húmedo, apelmazado y que no la había dejado vivir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario