miércoles, 28 de marzo de 2012

Blog

Hace dos años abrí un blog, al principio daba lo mejor de mí, luego pasé a anotar pequeñas ideas, frases sueltas, le perdí el respeto, lo tomaba como un ejercicio de redacción en el que expresar con las palabras más sencillas algún pensamiento. A pesar de mi desdén, le tengo aprecio.
Me preguntaba por qué no recibía visitas, en otros blogs comentaban las entradas, pero nadie lo hacía en el mío, me intimidaba el número de seguidores que algunos parecían tener. Me decía que no eran tan buenos.
Una amiga me recomendó que dejara mi opinión a los bloggers que frecuentaba, así lo hice y al cabo de unas semanas empecé a ver incrementado el número de visitas y más tarde llegaron las primeras valoraciones. Aquello me subió la moral y continué con su consejo.
Sin embargo, cuanto más entraba en otras páginas y la gente se animaba a dejar algo en la mía, comencé a preocuparme. No parecían entender lo que trataba de hacer y algunas opiniones eran carentes de sentido. Sentí lo que significa tener un perfil popular en la red y que alguien entre en tu casa con las botas sucias y te la llene de barro.
Hay un blog para cada persona, aunque yo me he centrado en los de literatura, desde el escritor profesional hasta el que disfruta con serlo, pasando por el de crítica o divulgación de la cultura.
Navegando por los blogs de autores noveles se encuentran páginas con mucho talento, los temas a tratar son variados, pero abundan el rechazo y la soledad, lo que no deja ser irónico, en un mundo conectado a través de una línea de teléfono, o quizá por ello mismo.
Es una pena no exista un barómetro para saber a dónde dirigirse y no perderse en el ovillo, la única forma es navegar durante horas e ir apartando todo lo que no nos interesa, el mundo blog es democrático, por desgracia parece que el valor de algunas publicaciones es el tiempo que sus autores han dedicado a visitar al resto, creándose vínculos entre ellos, pero ¿no ha tratado siempre la literatura de eso, incluso las relaciones con las que me mantenemos afecto?
Yo no soy constante, en mi blog apunto recuerdos para recuperarlos más tarde, practico estilos, no me doy por entero, trabajo en una obra aparte y si no atiendo las publicaciones del resto, las visitas bajan, los comentarios desaparecen, tengo que volver a entrar en círculo, lo que quizá es una lección y una reprimenda para alguien que ha dicho: yo también siento, escuchadme; no os olvidéis de mí.

Publicado para Anika entre libros

12 comentarios:

  1. Sé que esto parece un suicidio, pero no tengo mala intención. Espero vuestras respuestas.

    ResponderEliminar
  2. pues que es real como la vida virtual misma. De todas maneras, el punto de partida es el mismo se escriba donde se escriba. la necesidad, inquietud de querer expresar algo. De ahí radica el placer de compartir algo. Las estadísticas, en sí, frías son

    ResponderEliminar
  3. Aquí estoy, yo no me olvido de tí.
    Mi experiencia: Dí lo que piensas... si no, te arrepentirás después.
    No faltaba más que en un medio en el que, incluso entramos con apodos o nicks, padezcamos de una censura tal que, ni nos atrevamos, OTRA VEZ por miedo (a perder seguidores), a decir la verdad. Al menos "la nuestra".
    Yo pierdo seguidores de contínuo... porque se cabrean, así de fácil, y son incapaces de aceptar opiniones encontradas. Este medio es ideal para argumentar e interactuar...pues argumentemos.

    P.S.: Tanto Colegio, tanta Universidad, tanto Master y tanta leche y, a la hora de la verdad, estamos en el patio del recreo de párvulos.

    ¡Ah! y espero que no te des por entero en el blog, no lo merece.
    Yo también trabajo en otros proyectos creativos y obras, pero ya he visto que para muchísima gente es su vida, en serio.

    ResponderEliminar
  4. Es tal como lo dices.
    Tu análisis es certero.
    Yo empecé hace seis años y tengo muchas visitas porque visito sus blogs y también les comento.
    Soy consciente de que cuando deje de hacerlo también dejarán ellos de venir al mío con unas pocas excepciones.
    Pero lo acepto.
    El blog para mí es una forma de relación social y yo que me he apartado de las convencionales me siento bien en esta. Por las razones que sean.
    Entiendo que si alguien tiene otras expectativas esto no le parezca suficiente pero para mí si que lo es.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Bueno, mira, aquí estoy. A mi me trae la curiosidad y mis lazos con el "ente blog" son los que mi propia libertad me permite. Mis compromisos los que mantengo con la vida, mis inquietudes las que intento compartir con el género humano y mis deseos seguirán siendo cercanos a la veracidad y a ser capaz de ampliar algún horizonte... Por lo demás, me gustó pasar por tu casa y tu reflexión, que la siento como propia. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Ignacio, sigo las huellas que amablemente me dejaste, gracias por tu visita, y lo de la distancia por este medio se puede resolver para compartir si te apatece.

    Que mas puedo decirte que los comentarios anteriores ya no hayan dicho, asi es. Yo creo que lo importante finalmente es expresarse y aunque sea solo una persona quien lea y se sienta identificado, motivado o tocado con tus palabras debe bastar.

    No te desanimes.

    Un beso

    ResponderEliminar
  7. Aquí estáis dejando opiniones personas que tenéis muy buenos blogs.

    ResponderEliminar
  8. No censuro cómo funciona, me da igual las visitas o si dejan comentarios, aunque me gusta leerlos, hago público mi trabajo de forma libre.
    De lo único que me arrepiento es de no escribir mejor, aunque todo volverá. Y lo que nunca olvidaré son los placeres que me ha proporcionado esta vía. Es muy grato conocer cómo trabajan otros, es sorprendente la calidad.
    Esta entrada no tiene que corresponderse con la verdad, algunas ideas aparecieron en los años de vida de este blog y no todas las suscribo a día de hoy. Aunque parece que la mayoría opina de igual forma. Para mí forma parte de la libertad del medio.

    ResponderEliminar
  9. Hoy pasé por aquí,pero era uno de esos días en que blogger hace de las suyas y no subió mi comentario,pero me alegro porque di por hecho que era un escrito tuyo y ahora me doy cuenta de que no.
    Aún así, el escrito es cierto, esto de los blogs es un círculo donde todos alojamos nuestra necesidad de comunicación,más allá de la realidad estresante,dura y cruel a veces y también tan placentera otras.
    Yo digo siempre que este mundo es una especie de alquimia,magia o algo parecido en el que todos flotamos, por eso me gusta.
    Es natural que queramos que nos lean y comenten,pero que a los demás les ocurra lo mismo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  10. Sí que es un escrito mío, Marinel, escribo para Anika Lillo, que tiene una página llamada Anika entre libros. Quizá puedas verlas en alguna reunión por Valencia, de hecho, se prepara una para el 14 de abril en el Bibliocafé, se habla de libros o presentan o se termina con un tiramisú (delicioso).
    No sé si Anika estará de acuerdo de que a veces cuelgue aquí lo que escribo para ella, pero me parecía interesante proponerlo como tema.

    ResponderEliminar
  11. La cita del 14, por cierto, es a las 17:30, todos estáis invitados. Yo soy un aprendiz en ellas, se conoce mucha gente con la que tienes en común las letras o la cultura. En Valencia hay una corriente muy fuerte, debemos de conocernos todos. Hay muchos bloggers.

    ResponderEliminar
  12. Pues yo vuelvo hoy a tu blog a comentarte, aunque lo visito con frecuencia..
    Lo que argumentas en tu entrada es verdad..,a todos nos gusta que nos lean, y sobre todo que nos comenten nuestras entradas...,pero para ello debemos ser conscientes de que a los demás también les gusta que les dejemos comentarios, así que para ello debemos darnos los unos a los otros, y nos lleva un tiempo diario del que muchos no disponemos y a veces no podemos darnos por entero a la taréa, por lo que perdemos seguidores indiscutiblemente(excepto los incondicionales, como muy bien apuntas).
    El mundo blogger es así..., o lo tomamos ó lo dejamos...,ó publicamos sin ánimo de coments..jeje
    Muchos pasarán horas frente al ordenador atendiendo a los cientos de seguidores que han logrado reunir de visita en visita...,pero así funciona esto.

    No te comas el coco y sé tu mísmo ya séa a tiempo parcial ó completo..jeje

    Un saludo

    ResponderEliminar