martes, 10 de abril de 2012

Introspección

Soy extremadamente hermoso, pero he dejado de creer en mí; me falta confianza. He pasado muchos años sin hablar, sólo discutiendo en riñas surrealistas. Soy sensible y encantador, tengo cultura, pero, si no estoy cómodo, parezco un idiota. Necesito no pensar, entonces sale como una cascada toda la fantasía y dulzura que llevo dentro. Si vas conmigo al cine y me preguntas a la salida qué me ha parecido el film, puede que sepa analizarlo con claridad, pero es miedo. Me preocupa mucho lo que soy ahora, pero siempre he sido así, ya me pasaba antes. Lo dicho, me falta lanzarme, tropezar y levantarme. Muchos de mis conocidos saben de lo que soy capaz de hacer, hace falta que yo lo crea. Es triste que tenga que pedir. No me di cuenta que estaba viviendo junto a alguien que me destrozaba. Espero, algún día, haberlo olvidado. Hoy me muevo fogonazos, mañana...

3 comentarios:

  1. quien bien se conoce...sabe de las soluciones

    ResponderEliminar
  2. Mira, la vida es tan profundamente complicada, que más vale que me calle.

    Un beso

    ResponderEliminar
  3. A veces es mejor no decir nada...
    Un tiempo de espera.. y seguro que todo olvidado,
    después volverá a creer en sí mismo y a intentar vivír con normalidad

    un abrazo

    ResponderEliminar