martes, 4 de septiembre de 2012

Nombres

Pasé un tiempo sin estar por casa, en el que mi padrastro dejó de amar a mi madre y soñar con desaparecer (no me podía imaginar que me volvería a utilizar para conseguirlo) y cuando me volví a encontrar con mi biblioteca, descubrí que había puesto su nombre en los libros, preparando su huida, sólo que en su afán por separarse había firmado en algunos que eran míos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario