sábado, 17 de noviembre de 2012

Domingo

Qué día tan hermoso. Estuvo lloviendo por la noche y, esta madrugada, las calles, porches y entradas de las casas, estaban mojados y llenos de charcos, con hojas en el suelo. La amabilidad de la gente los domingos no tiene comparación con ningún día. Los desconocidos se dan los buenos días con alegría.

2 comentarios:

  1. en un día lunes con 32 grados de calor... se extraña un domingo despues de la lluvia!

    ResponderEliminar
  2. Oh, yo estoy en otoño. Y este año parece que llueve más.

    ResponderEliminar