sábado, 17 de noviembre de 2012

Jesús es un cerebrito

Jan es un buen hombre, un dechado de virtudes. Ha venido de fuera y enamorado una joven del pueblo. Se desposa con ella, pero cuando llevan casados poco tiempo, sufre un accidente que le deja inválido. En estas circunstancias, le pide a su esposa que lo abandone, pero ella se niega, está dispuesta a redimirlo a través de sus acciones. Empieza así un periplo que la lleva a demostrar su amor a través de pruebas, cada una más dura, que la hacen abandonarse y terminar muriendo. Pero, con su gesto, insufla vida a su agonizante marido, que le prepara un entierro digno. Vamos, igual que el cristianismo.
"Rompiendo las olas" 1996, Lars von Trier

2 comentarios:

  1. será necesario tanto sacrificio???
    será el amor suficiente???
    cuáles son las prioridades??? el amor o el exitismo????
    son grandes las cavilaciones que tenemos por delante.

    ResponderEliminar
  2. Es el ejemplo cristiano de una vida de sufrimiento para una recompensa después de la muerte. La creencia y el respeto por un dios. No puedo estar de acuerdo. Tenemos que disfrutar también aquí. Sobre todo porque después no hay nada.

    ResponderEliminar