jueves, 3 de enero de 2013

Descafeinado

Me levanté muy temprano y, en contra de lo que pensaba, escribí (encontré-me crucé) lo que buscaba. El resto día, en contra de lo que pensaba, a pesar de pasar las horas pensando, o quizá no lo suficientemente concentrado, no logré pasar de la siguiente página. Daré vueltas y aparecerá, como un mago aprendiz que no recuerda sus trucos.

1 comentario:

  1. suele pasar... de pronto dices: Esta idea va para un texto... y tomas el lápiz... y se fue!!! se evaporan!!!
    hay que cazar el instante preciso... paciencia

    ResponderEliminar