sábado, 26 de enero de 2013

El lector

Le conocí en un bar hace muchos años. En el mismo en el que me leyeron la mano y me dijeron que publicaría un libro. A él le prometieron que cuando lo lograra, encontraría novia. Por eso, cada vez que me ve, me pregunta cómo está de avanzada mi novela. Contesto que aún me falta mucho para acabarla. Mientras el tiempo pasaba, yo he madurado como escritor. Tengo confianza y destreza, mucha experiencia. Él, en cambio, ya no creo que trabaje, siempre le veo en alguno de los tres bares que frecuentan los borrachos en este pueblo. En la puerta, de pie, fumando un cigarrillo. No consigo recordarlo más que como es ahora. Es mayor, debe de haber pasado los cincuenta. Tiene la mitad de los dientes. Barba de tres días. Aunque va limpio, su ropa parece la de siempre. Él no pierde la esperanza de que yo algún día acabe una novela. Incluso me da consejos, me ha pedido echarle un vistazo.

4 comentarios:

  1. talvez cree que encontrará una novia al cumplirse uno de los designios... pero si se descuida de esa manera nunca la va encontrar!!!

    ResponderEliminar
  2. yo quiero ir a ver a ese vidente..a ver si puede leerme algo interesante en el futuro.. Vaya responsabilidad la tuya.. no te envidio esto.. un beso.

    ResponderEliminar
  3. No le dijeron como sería la novia.
    A este paso será una muerta.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Segun la descripcion debe de tener un aspecto sabio :) es un placer leerte

    ResponderEliminar