jueves, 10 de enero de 2013

Fiel

La niebla se mueve como una galaxia. El pueblo desaparece. Y yo paseo de noche con mis perros, a la caza de estrellas. Cada día por un camino nuevo. Evitando a la gente que pasea con otros perros (al mío no le gusta que se le acerquen los grandes, le gusta ir corriendo de una punta a otra, olisqueando, dejando su huella por todas partes).

4 comentarios:

  1. Tú no lo tienes y yo a veces creo que me acobarda por mucho que hago cosas para mitigar la sensación de exceso.
    Eso de estar en el paro tras tantos años trabajando,hasta me hace desear no tener tiempo!
    Curioso,¿no?
    Pues así es la vida.
    Ánimo y haz pequeños paréntesis, tómate respiros, sal y ves con los amigos,hazlo aunque sea un poquito,porque hay que vivir además de trabajar.
    Hala, y después del sermón, me marcho ya.
    :)
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Perdón!
    Este comentario era para la entrada de más abajo,ja,ja,ja
    He dicho ya que soy muy despistada?
    Pues nada,ya lo sabes.
    Sigue paseando a la caza de estrellas.

    ResponderEliminar
  3. hermosos momentos tenemos con los perros... aquella amistad de miradas y paseos!!!
    extraño pasear a los míos... ya se fueron al cielo.

    ResponderEliminar