lunes, 21 de enero de 2013

Medianoche

Los domingos, a las doce de la noche, no hay nadie por las calles del pueblo. Me gusta tenerlo para mí (y los gatos). Las campanas de la iglesia se escuchan por última vez, después todo que en silencio. Estoy aprendiendo a callar.

1 comentario: