lunes, 7 de enero de 2013

Sueña, comparte

¿Por qué no hablaremos más de los sueños? A mí me transforman, dejan respirar. Es como si cayera por el agujero de un árbol y llegara al mundo de Alicia. Aunque también tengo pesadillas, pero siempre han sido un poco raras en mí, quiero decir escasas. La única que se repitió de forma constante es en la que se me caían los dientes, como si fueran un collar. ¿Para qué recordarlo?

4 comentarios:

  1. hay sueños muy interesantes... he tenido de aquellos tan buenos que cuando me despierto me da rabia!!!

    ResponderEliminar
  2. Yo debería irme a dormir con un fusil.
    Pesadilla tras pesadilla.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Hoy he tenido un malo, pero aún así, merece la pena vivir otra vida, de forma diferente.

    ResponderEliminar
  4. ,,,para qué recordar un mundo inconexo, de vértigo de no saber que es vigilia , q es conciencia... mientras es lo anhelado...genial, pero cuando comienza como cayendo por una madriguera y cambiando de tamaño descontroladamente... bien dijiste..
    ¿para que recordarlos?

    ResponderEliminar