miércoles, 16 de enero de 2013

Una cuidad que se construye

Veo mucho cine clásico y me encantaría haber vivido en aquel Hollywood de los años 30. Con sus coches gigantes, los vestidos ridículos de las mujeres y los pantalones altos de los hombres. En aquellas mansiones fabulosas o en hoteles con botones y chico de los recados. La ciudad casi desierta, la tranquilidad de la vida. Por supuesto, me refiero a la vida de los ricos. Aunque no sería nada, podría tener todo eso, pero, por favor, que Cary Grant no falte.

1 comentario:

  1. Me has traído recuerdos de niñez y adolescencia, de aquel Hollywood que enganchaba con todo aquel vestuario ridículo y entrañable y como bien dices ¡Gary Grant que no falte!.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar