jueves, 7 de febrero de 2013

Alejandro

Los domingos a medianoche no hay nadie por las calles del pueblo. ¿Existo yo que paseo por ellas? Entonces también se oye caer un árbol en el bosque aunque no haya nadie.

1 comentario:

  1. ya sabes que todo es ilusión.. quizás seas un fantasma de alguien que existió hace muchos años...
    la soledad de las calles tiene siempre algo de mágico y misterioso..
    besos

    ResponderEliminar