lunes, 29 de abril de 2013

Nos compraron a todos los hermanos la misma ropa. No había más que elegir un modelo y cambiar las tallas. Por la noche nos dejaban la ropa en la silla. Nos levantábamos como un ciclón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario